Plataforma  ASECIC-BICC
 

 logoBICCrondaHistoria del Festival

cartel-primer-ronda

1977 –  1978

Con el fin de organizar un festival para que el Centro de Medios Audiovisuales (CEMAV) de la Obra Cultural de la extinta Caja de Ahorros de Ronda (con la colaboración de la Hermandad Sagrada Familia), dispusiera de contenidos audiovisuales científicos que se pudieran aprovechar y utilizar en la enseñanza secundaria en centros educativos de la ciudad, surgieron las Jornadas Internacionales de Cine Científico y Didáctico de Ronda en 1977. Y bajo la iniciativa de José Moreno Portales y Jorge Lindell, y en tanto que orígenes de la Bienal Internacional de Cine Científico, se trató también de acercar al público en general de Ronda, al cine científico con la proyección de 25 películas en 16 mm. de Institutos Culturales y Embajadas de media docena de países europeos. Surgía así en 1978 la I Semana Internacional de Cine de Investigación Científica (SICIC) con el pleno apoyo de  Guillermo F. Zuñiga, cineasta pionero y fundador de la Asociación Española de Cine Científico (ASECIC) en 1966.

pepeMoren1979 –  1981

Se inicia la II Semana Internacional de Cine de Investigación Científica con la proyección de filmes científicos particularmente dedicados a la biología y medio ambiente, y otras producciones alemanas del Instituto de Cine Científico de Göttingen de enseñanza superior e investigación científica. Con la proyección de 60 producciones en sesiones públicas, se establecieron tres premios otorgados por votación popular. Paralelamente al certamen, se organizó el Primer Seminario Nacional de Cine y Educación, patrocinado por el Instituto Nacional de Ciencias de la Educación (INCIE) y con el apoyo de Programa Nacional de Tecnología Educativa e Institutos de Ciencias de la Educación (ICE) y Facultades de Pedagogía de las universidades españolas. Un año después, en 1980, y ya con otras actividades paralelas como jornadas, cursos o seminarios relacionados con la ciencia, tecnología educativa o comunicación audiovisual, en la III Semana se incorporan las proyecciones de obras fílmicas de realizadores pioneros integrados en la Asociación Internacional de Cine Científico (ISFA). Una vez finalizada la Semana, las obras proyectadas se hicieron en otras extensiones del evento en Málaga, Jaén, Ciudad Real, La Línea de la Concepción, Algeciras, San Roque, Antequera, Estepona, Coin y Campillos, las cuáles continuaron funcionando en años sucesivos.

 1982 

Durante la IV Semana se abrió una nueva línea de proyecciones de emisiones divulgativas de TV, y se incorporaron las primeras producciones audiovisuales provenientes de Australia, México o Argentina; y en la V Semana, se consolidan las presentaciones y conferencias de creadores, realizadores o productores, y de reconocimientos a distintos organismos y personalidades en el campo del audiovisual y la cultura científica iniciadas años atrás.

 1983

Todavía con la valiosa colaboración de Guillermo Zuñiga e Ismael Alvarez de la ASECIC, en la VI Semana se realiza el XXXVI Congreso y Festival de la International Scientific Film Association / ISFA con la presencia de los máximos realizadores y representantes del cine científico mundial de 24 países. Y de acuerdo con sus directrices, el certamen establece la diferenciación de sus contenidos en tres categorías: investigación, enseñanza superior y divulgación. Los premios de Ronda se convierten en referentes internacionales por la calidad de las producciones audiovisuales que se presentaban. Y nace también la Bienal de Cine Científico Español de Zaragoza con el apoyo de los fundadores de la ASECIC.

1984

Durante la VII Edición de la Semana, y en pleno proceso de renovación continua con las directrices de la Asociación Europea para los Audiovisuales Educativos (AEEMA), se incorpora al certamen, aparte del área científico-técnica y de la biomédica, la categoría de las ciencias humanístico-sociales con la presencia de contenidos audiovisuales de diferentes disciplinas como: psicología, antropología, arqueología, pedagogía, sociología, historia, geografía, lingüística, etc.

1985 – 1995

Durante diez años, cada edición anual de la Semana (VIII – XVIII) vive los cambios tecnológicos, audiovisuales y científicos más importantes. Con la irrupción del soporte vídeo como medio de difusión, se inicia progresivamente la desaparición del film fotoquímico; y se comprueba el incremento y calidad de las producciones audiovisuales de investigación y enseñanza superior como consecuencia del desarrollo de múltiples descubrimientos científicos, y del fortalecimiento y presencia de las primeras redes de centros de producción educativa de medios audiovisuales en España y en el mundo. Siguiendo las normas internacionales de la ISFA, se limitan los premios por votación popular a los contenidos audiovisuales de divulgación científica, y se plantea la necesidad de tener jurados internacionales especializados e interdisciplinarios que permitan valorar la verdadera pertinencia e importancia científica de los contenidos audiovisuales que se presenten en el certamen a concurso. Se incorporan a los comités de selección y jurados internacionales, investigadores y asesores científicos, académicos, productores y realizadores de reconocido prestigio de diferentes países del mundo que acuden presencialmente a la cita audiovisual anual, y donde la presidencia del jurado recae en la personalidad más relevante. A cada edición el número de premios, filmes y países participantes se incrementa, así como la presencia de más personalidades del cine científico, y de otras actividades paralelas, homenajes, conferencias y muestras audiovisuales. Se continúa con las extensiones del evento a las Universidades andaluzas de Sevilla, Málaga, Granada, Almería, Jaén y Cádiz. En 1990, se participa en el Carrefour International de l’Audiovisuel Scientifique en la Cité des Sciences et de l’Industrie de París, Francia; y en 1991, el Comité Internacional de Festivales Artísticos, Culturales y Científicos (COMIFACS) de la UNESCO, otorga el reconocimiento como “el mejor festival de divulgación de cine científico europeo 1990”. Así, y aparte de la presencia permanente de fundadores y socios de la ASECIC en cada una de las Semanas, es constante su colaboración en las tareas de jurado, en las actividades paralelas y de apoyo a la organización. Ese mismo año, y con motivo del XXV aniversario de la creación de la ASECIC, aprovechando la XIV Semana de Ronda, se celebra en Madrid, la Semana de Vídeo y Cine Científico. En 1995, durante la XVII Semana, y última con este nombre, no solo se convierte en una convocatoria bienal, sino que se subdivide en diversas secciones con autonomía propia: oficial, retrospectiva, informativa y paralela.

 1996

Ya denominado como XIX Certamen Unicaja de Cine: Bienal Internacional de Cine Cientifico, se da continuidad a un festival audiovisual que ya se ha convertido en referencia nacional e internacional, y cita obligada a las principales producciones de vídeo y cine científico en el mundo. Se incrementa otra vez el número de países y contenidos inscritos al certamen con gran presencia de emisiones divulgativas científicas de los grandes canales de TV del mundo, y donde los contenidos audiovisuales de enseñanza se vuelven también temáticamente más generalizados ante la posibilidad de transmitirlos en televisiones o emisiones educativos.

1998, 2000, 2002, 2004, 2006, 2008,  2010

Desde las ediciones XX hasta la última XXVI en 2010, la Bienal se consolidó ya como uno de los escaparates de referencia internacional  del cine científico con las proyecciones y premiaciones de la Sección Oficial a Concurso, la Sección Paralela “A Debate”, la Sección Retrospectiva, Sección Homenaje, y actividades complementarias como exposiciones visuales, conferencias, mesas redondas y cursos dedicados a un tema o autor ligado a la ciencia y tecnología, y en especial, al cine, la comunicación, divulgación y cultura científica. Se impulso aún más una relación estrecha con la población escolar de Ronda y con otras instituciones y personas dedicadas a la investigación y producción audiovisual científica del entorno andaluz, español, europeo y latinoamericano. Al ser parte de las distintas experiencias significativas del audiovisual científico en los últimos 30 años, la Bienal se ha convertido en un eje de aprendizaje para quiénes se preparan como futuros creadores del cine científico, y que da a conocer su evolución histórica, desde los renovados modelos narrativos,  expresivos y estéticos de las imágenes y sonidos hasta las transformaciones técnicas y tecnológicas de sus nuevos soportes y equipamientos digitales de producción y difusión audiovisual. Así, en cada cita bianual, se incorporaron las grabaciones en vídeo digital de las actividades realizadas durante el evento para ser retransmitidas tanto por el canal local o la TV de Andalucía, y posteriormente vía satélite a Europa y América latina a través de la Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana (ATEI); organismo que ofrecía además un reconocimiento al mejor audiovisual científico – educativo iberoamericano

(Referencias: Moreno, José y Pedrero, Rocío: 1977 -2002: 25 años de cine científico. Ed. Fundación UNICAJA. Málaga, 2002. / Registro de actas e informes anuales ASECIC. Madrid, 2013).

Uso de cookies

Asecic.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.